Newsletter/2

Hola a todos, todas y todes. Espero que estén surfeando bien esta ola, y manteniéndose a flote tanto en días buenos como malos. Les dejo algunos links para mantener sus pestañas llenas y cabezas ocupadas:

  1. En días de “distanciamiento social” vale la pena aprender de quienes tienen años de práctica con la soledad y el contacto digital, como astronautas y submarinistas; o leer sobre personas como Nelson Mandela y Mansour Omari, quienes sobrevivieron encierros políticos de años, y que tienen palabras de esperanza para compartirnos. Si quieren algo más cortito, un astronauta ofrece tips en twitter y un ex prisionero político Iraní da 5 consejos para sobrevivir al encierro.
  2. Aunque la esperanza y los consejos son clave, también es importante reconocer que vivimos días difíciles. Esta entrevista al experto mundial en pérdida y duelo nos libera a dar espacio a nuestros dolores y miedos. Como afirma, lo que estamos sintiendo es luto.
  3. Una antigua leyenda japonesa ha resurgido estos días en redes sociales. Se refiere al Amabi, un yokai japonés que se habría aparecido en Kumamoto durante el siglo XVIII para hacer distintos vaticinios, uno de los cuales es especialmente relevante: “si ocurre una pandemia, haced un dibujo de mí y mostrádselo a todos“.
  4. En estos días en que todo parece detenerse, han emergido distintas iniciativas para ayudar a artistas y freelancers. Esta lista de becas, trabajos y otros recursos está muy buena; hay otra para creativas mujeres; y en este sitio hay muchas ofertas de trabajo (lamentablemente casi todas en el norte del globo, más útiles para quienes viven fuera de Chile). También hay un grupo de facebook de freelancers; un sitio con datos para convertir un evento offline en uno online; y otro con consejos para hacer un workshop online. Por último, esta lista con apoyo financiero, comunitario y otros recursos para artistas de nuestro continente.
  5. Para hacer (sobre todo quienes tienen hijos e hijas que entretener): una exploración para cada día. También es válida para adultas que quieran sentirse niñas durante un rato y ver sus hogares con ojos nuevos.
  6. Para recrear los ojos: la serie Killing Eve volvió con su tercera temporada. Para quienes no la conocen, se trata de un juego de gato-ratón entre una espía y una asesina. Absolutamente deliciosa. El closet de Villanelle, la asesina, ha inspirado decenas de artículos. Acercándonos más a nuestro país, el Festival de Cine Indígena FICwallpamu tiene en su web películas de pueblos originarios de todo el mundo. Recomendación: “La lluvia fue testigo”.
  7. Para recrear los oídos: les dejo este link con los sonidos de los últimos bosques tropicales del planeta. Y para pasarlo bien, el podcast El Gosip me mantiene viva y riendo desde que lo conocí en Octubre del año pasado.
  8. Q.E.P.D Luis Sepúlveda, escritor y activista exiliado en España. Tuvo mil vidas, todas dignas de leyenda: a los 16 años habría trabajado en un barco ballenero; aprendió literatura haciendo mistelas en casa de Pablo de Rokha; hizo teatro con Víctor Jara y que fue guardaespaldas de Salvador Allende. Tras el golpe militar fue detenido y torturado, y en el exilio vivió con los indios shuar en la Amazonia y participó en la Revolución Sandinista. Si no lo has leído, recomiendo empezar por “El viejo que leía novelas de amor” – ojalá comprarlo en alguna librería independiente.
  9. Como la semana pasada, les dejo más iniciativas chilenas que vale la pena destacar y conocer. La editorial Bifurcaciones realizará charlas sobre espacio y cultura con un tremendo line-up de pensadores, colectivos y artistas; Giuliana Furci de FFungi está realizando “noches mico-virales” con distintos invitades; Pliegue está realizando distintos seminarios online; y el artista Cristóbal Cea continua realizando “zoomversatorios” con distintas artistas, en conjunto con la Escuela de Arte UC. El próximo martes estará presente Pilar Quinteros hablando de arte e incertidumbre.
  10. Un recordatorio importante de que existe la revista Things. Es un blog sobre objetos, colecciones y descubrimientos: un verdadero agujero negro en el que perderse un rato. Igualmente importante es CECLI, el Centro de Estudios de Cosas Lindas e Inútiles, y bueno, su nombre lo dice todo. Organizan hace años jornadas sobre cultura material; el año pasado fue “Cosas de Género”, en la que iba a participar, que lamentablemente se canceló debido a las distintas contingencias de estos meses. Ojo que de todas formas están subiendo varias de las ponencias como textos. En tiempos en que nos ahoga la presión internalizada de la eficiencia y la productividad, los invito a descansar en esta página que rebeldemente se declara linda e inútil. Aunque como todos sabemos, el arte es la ciencia de lo inútil:

Doctor: —¿Qué piensa usted de las artes?
Alice —El arte es la ciencia de lo inútil.
—¿Quiere decir que desprecia usted las artes; que las considera algo trivial, y a quiénes las practican gentes desocupadas que no tienen otra cosa mejor que hacer?
—¡Nada de eso, doctor! ¡Considero que el arte es tanto más sublime cuanto mayor es su inutilidad!
—Explíquese mejor.

—El hombre es el único animal que se crea necesidades que nada tienen que ver con la subsistencia del individuo y con la reproducción de la especie. No le basta comer para alimentarse, sino que condimenta los alimentos, de modo que añadan placer a la satisfacción de su necesidad. No le basta vestirse para abrigarse, sino que añade, a esta función tan elemental, la exigencia de confeccionar su ropa con determinadas formas y colores. No se contenta con cobijarse, sino que construye edificios con líneas armoniosas y caprichosas que exceden de su necesidad: lo cual no ocurre con la guarida del zorro, la madriguera del conejo o el nido de la cigüeña. ¿Hay algo más inútil que la corbata que lleva usted puesta? ¿De qué le sirve al estómago una salsa cumberland o un Chateaubriand a la Périgord? ¿Qué añade al cobijo del hombre el friso de una escayola o las orlas en forma de signos de interrogación de los hierros que sostienen el pasamanos de una escalera? Pues bien: todo eso que está inútilmente “añadido a la pura necesidad”… ¡ya es arte! La gastronomía, la hoy llamada alta costura y la decoración son las primeras artes creadas por nuestra especie, porque representan los excesos inútiles añadidos a las necesidades primarias de comer, abrigarse y guarecerse. La Danza se aleja más de la necesidad. Es… ¿cómo explicarme?, una… una… ¡una mímica sublimada! ¡Eso es lo que quería decir! Tal vez la Danza sea anterior al lenguaje y tuviera en sus orígenes una intencionalidad práctica: con carga erótica, reverencial o religiosa. ¡Yo no estaba allí, y no sé qué “intencionalidad” tenía! Pero no hay duda que encerraba “un propósito”, encaminado a la consecución de un fin. No sé si me explico, pero la intencionalidad es algo muy superior a la “necesidad primaria”. Está ya directamente relacionada con el juicio y la voluntad. “Quiero esto y voy a demostrarlo con gestos y ademanes rítmicos”. ¡Y la Humanidad se puso a danzar! ¡De ahí a la Paulova o a Nureyev no había más que un paso!

-Torcuato Luca de Tena, “Los renglones torcidos de Dios”

Gracias por leer. Esta newsletter es gratis pero no barata. Para apoyar, compártela con alguien que conozcas, o suscríbete (el botón está al pie de la página). Recuerda siempre donar y ayudar a artistas y creativas cada vez que puedas. Que tengan un buen fin de semana!

Victoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s