Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

newsletter/57

Hola hola. Aquí tienen algunas cosas quizás no tan «bonitas» pero sí importantes para esta semana, centradas sobre todo en la emergencia climática que estamos viviendo y que con tanta claridad expresó el IPCC la semana pasada:

uno/ lo primero es enmarcar y profundizar en el problema, para eso dos columnas realmente excelentes (si solo leen una, que sea la primera): «el calor ha llegado» y «todas las palabras sobre cambio climático ya han sido dichas«

dos/ segundo, la importancia de re-evaluar las historias que nos contamos sobre cambio climático. Como dice Zizek, para muches “es más fácil imaginar el fin de la civilización que el fin del capitalismo”. Un buen lugar donde empezar es con este fragmento del nuevo libro del filósofo alemán Markus Gabriel, «Ética para tiempos oscuros».

tres/ lo tercero es entender el peligro del tecno-optimismo (“techno-optimism is a vision of tomorrow that sees only a choice between a high-tech metropolis and a desolate wasteland, and so (naturally) opts for the high-tech metropolis)” y entender que necesitamos una nueva cultura y una nueva política para este momento.

cuatro/ también sera necesario empezar a buscar nuevas soluciones creativas, nuevas esperanzas y caminos. Un ejemplo hermosísimo, usar ostras para re-poblar mares y ríos y devolverle a la costa la capacidad de protegerse de las marejadas, tormentas e inundaciones. Conocer y respetar los limites de la naturaleza, construyendo con ella y no sobre ella. En ese sentido, en Revista Santiago pasaron lista por miradas desde la filosofía, la economía, la ética para cambiar el rumbo en esta «carretera al infierno«.

quinto/ reconocer el sobre-consumo como parte transversal del problema. Algunas palabritas de mi newsletter favorita: “it’s convenience, and the way convenience is currently created by tech companies and accepted by most of us that is key to why we’ve ended up living in a world we all chose, but that nobody seems to want.” The line aptly captures what I suspect may be a familiar feeling. It’s the feeling that our efforts, however well-intentioned or feverish, are not only inadequate but somehow self-defeating. Or, alternatively, it’s the lack of satisfaction lampooned in the popular comedic bit from a few years ago about how “everything is amazing but nobody is happy”. Y bueno, recordar que vivimos en una especie de religión fervorosa del dinero y el gastar…

sexto/ reconstruir el planeta seguramente tendrá que pasar por trabajaos de decolonización y reconocimiento de saberes indígenas y originarios (les rerererererererecomiendo esta lectura sobre encuerpar y decolonizar). Necesario, porque como indica Wendy Brown “una cosa es derrocar a un tirano, a un rey o a la dominación de las empresas; otra cosa es tomar todo un sistema de razón y reemplazarlo. Se trata de nuevos valores, formas de tratar a la gente, nuevos indicadores para decidir qué es útil. Y eso no es un derrocamiento, es un proceso lento, largo, cuidadoso y deliberado, que será enfrentado con una enorme resistencia por quienes no creen en él, sean gente de derecha o liberales”.

siete/ repaso de buenas lecturas en el aquí y ahora chileno: Matamala sobre Dominga; Paula Escobar sobre las pretensiones del actual presidente de arrogarse el proceso constituyente; y Patricio Fernández sobre lo que realmente ha ocurrido este primer mes en la convención (una respuesta, me imagino, al falso escándalo que intentan instalar algunes a quienes no nombrareee pero que ya saben quienes sooon lalala).

ocho/ por si no pudieron hacerlo la semana pasada: escribí sobre Covid, invierno, ciclos y renaceres para Relieve Contemporáneo; Camila Alegría reflexionó sobre nuestra falta de conocimiento de las mujeres surrealistas, especialmente Susana Wald, nacionalizada chilena y sujeta de una retrospectiva en el MNBA; y Fernanda Ramírez escribió sobre el Premio Artejoven de Galería Artespacio y esas prácticas perniciosas que se mantienen como por “default” pero que, en realidad, ya les llegó su fecha de vencimiento hace rato.

nueve/ para leer: “No es un rio”, la novela de Selva Almada. Si aún no lo hace, «Un verdor terrible» de Benjamín Labatut es realmente de lo mejor que he leído este último año; y ahora terminando «Your silence will not protect you», una bomba de ensayos de Audre Lorde.

diez/ ¿cuanto le contamos a nuestros hijes?

Gracias a todes por leer. Esta newsletter es gratis pero no barata. Para apoyar, compártela con alguien que conozcas, o suscríbete (el botón está al pie de la página). Y como siempre, un poema nunca está de más:

«Con esta moneda
me voy a comprar
un ramo de cielo
y un metro de mar,
un pico de estrella,
un sol de verdad,
un kilo de viento,
y nada más.»

«Nada más», María Elena Walsh

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: